La piratería es una preferencia negativa.

La piratería es una preferencia negativa.

mayo 7, 2019 Desactivado Por maria

En nuestra búsqueda por el entretenimiento, se puede terminar llegando muy lejos solo para satisfacer la necesidad de divertirnos o nutrirnos con algún contenido agradable.

Como bien sabemos, en cuanto a películas como fuente de entretenimiento, se encuentra la opción de ir al cine, aunque la propuesta se ha visto decaída en las últimas décadas, el consumo de contenido “robado” por parte de algunos usuarios han desmejorado el practico uso del cine, y los avances tecnológicos pueden lograr ser bastante útiles para desempeñar estas tareas.

Ya no resulta para nada complicado conseguir contenido visual, infinidades de portales web permiten al usuario disfrutar de una experiencia de cine en la comodidad de su casa.

Ya todos conocen el término de la más antigua de todas estas alternativas, la opción de la piratería, basada en una artimaña un tanto desesperada que se cuela entre los últimos estrenos de la industria del cine.

La piratería consta de una grabación de baja calidad, en algunos casos desde las mismas salas de cine, con el fin de reproducir dicho material de manera ilícita produciendo ganancias para el comerciante embaucador. Sin importar que lleve consigo consecuencias graves y delitos al producir este material.

 

Las consecuencias que trae la producción de piratería.

La propagación de contenido pirateado puede ser hasta cierto punto ventajosa, pues le permite que los usuarios que recurren a estos contenidos, una alternativa de muy bajo precio y con pocos recursos requeridos para  la visualización.

Sin embargo, no todo puede ser tan fácil, el uso de estos medios alternativos incide de manera negativa y generalizada en la economía, principalmente, debido a que las ganancias generadas por el consumo de las películas en el cine, queda reducido por los usuarios que optaron por recurrir a la piratería.

 

– De los principales afectados se encuentran los entes creativos, quienes se encuentran detrás de las obras de cine y que al verse reducidas las ganancias, caen en el alto riesgo de quedar sin fondos para futuras producciones, además que la cantidad de personas asistidas se registran como popularidad para las películas, si esta es muy baja puede ser perjudicial para la franquicia.

 

– El área gubernamental también se ve afectado por la misma, al disminuir la fluidez de clientela a las salas de cine queda reduciendo los impuestos obtenidos, que podrían usarse para el mantenimiento de las salas y a su vez, provocando problemas en la generación de nuevos empleos.

 

– Incluso el consumidor queda afectado tras estas transgresiones, al verse tentado a consumir el producto pirata, ya sea por falta de tiempo, dinero u otros motivos, tras el resultado de una mala calidad de contenido, el usuario tiende a quedar decepcionado y hasta incluso excluido de algunos detalles que se percatan únicamente tras ver la función en buenas condiciones.

 

Estas son las repercusiones que tiene el consumo de piratería en los tiempos modernos, si bien se busca erradicar el uso del mismo para el provecho de las industrias involucradas, no se puede objetar con el hecho de que existe una gran cantidad de usuarios que recurren a estas opciones, bajo estos resultados que mostramos al espectador se espera hacer conciencia de los aspectos negativos que preexisten en esta tendencia y aportar un granito de arena para la reducción de la misma.